Pablo Martínez se ha convertido en la quinta incorporación del Club Lanús para la temporada 2018/19, que tendrá triple competencia con la Superliga, Copa Sudamericana y Copa Argentina.

El paraguayo buscará ganar protagonismo dentro del equipo. En este contexto, tuvo su primer contacto con el periodismo y demostró su felicidad por haber llegado al Granate.

“Yo sigo siempre a Lanús, me encanta el fútbol argentino. Para mí es un placer y un orgullo vestir esa camiseta. Vengo a ser uno más. Estoy muy feliz y agradecido con el Club Lanús”, afirmó.

Luego se refirió a la composición del vestuario: “Eso fue lo que más me sorprendió, sentí que era una familia. Me siento en casa. Pasar del fútbol paraguayo al argentino es como dar 100.000 pasos; para mí y mi familia fue una oportunidad única”.

Pero, ¿qué clase de jugador es Pablo Martínez? Si bien aclaró que no le gustan las comparaciones, afirmó que tiene su espejo en Miguel Almirón, campeón con nuestra institución de primera división y Copa del Bicentenario.

“Soy extremo o mediapunta, debo acoplarme y aprovechar mi velocidad. Mucho no hablé con el cuerpo técnico pero me dijeron que sea muy táctico y ayude en las marcas, me están guiando tácticamente”, comentó.

Y añadió: “Como jugador me adapto a cualquier posición pero el sistema que hoy usa Lanús es el mejor de todos para mí. Puedo encarar y tirar diagonales. Dios quiera que pueda marcar goles para ayudar al equipo”.

Por último, confesó que sigue el andar de Lanús desde hace años, por la cantidad de guaraníes que han defendido nuestra camiseta: “Sé del crecimiento de Lanús, lo sigo desde la época de Almirón, Ayala, Gómez, Rojas, Edu Ledesma. Dios quiera que me puedan salir las cosas como a mis compatriotas. Estoy muy orgulloso de estar en esta gran familia de Lanús”.