El equipo de Ezequiel Carboni igualó 1 a 1 en los 90 minutos ante un débil rival como Douglas Haig, pero estuvo más preciso en los tiros desde el punto de penal y avanzó a los 16avos de Final de la Copa Argentina.

El gol de Joel Martinez a los 12 minutos del primer tiempo parecía que encarrilaba una victoria cómoda del conjunto del sur. Pero el toque intrascendente para los costados y la ordenada defensa del conjunto de Pergamino dejaron el marcador solo con un gol de diferencia al termino del primer tiempo.

La segunda mitad fue similar a la primera parte. Lanús dominó la pelota y el equipo que milita actualmente en el Argentino A esperó una contra salvadora que finalmente llegó a los 33 del complemento. Luego de una desatención en la defensa Granate y una muy buena definición de su goleador Cristian Duma, el equipo del interior de la Provincia se encontró con un empate que ni los más optimistas hubiesen imaginado.

La definición quedó en mano de los penales. Pero justamente fueron las manos las que no tuvo que usar Esteban Andrada (¿Se va a boca?) para que Douglas no convierta dos penales, que pegaron en el travesaño y le dieron la posibilidad a Pereyra Diaza de definir la clasificación con el último remate.

La imagen que dejó Lanús en el partido no fue la mejor. El abrumador dominio en la posesión del balón nunca pudo plasmarlo en el juego y las pocas veces que le llegaron, sufrió más de la cuenta. Tendrá mucho trabajo Carboni si quiere mejorar el presente del equipo y seguir con vida en la Copa que reparte el único pasaje disponible que queda para jugar la Libertadores 2019.