Segun un informe de la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME) este año, las ventas para el día de la madre cayeron un 13,3% en comparación con el año pasado. A Pesar de la gran cantiad de ofertas y promociones, el bolsillo de la gente demostró que el consumo continua en caída libre.

Es la caída más alta de los últimos diez años: otros años con bajas fueron 2008 (-10,5%), 2009 (-8,2%), 2014 (-3,5%) y 2016 (-4,8%). “Se notó poco ánimo de consumo este año a pesar que el mercado estuvo lleno de ofertas y hubo escasa compra rebote más allá del regalo. Hubo promociones de todo tipo. Eso permitió contener las ventas, que estuvieron muy frenadas hasta el sábado al mediodía pero mostraron luego una tibia recuperación”, detalló el informe de CAME.

Todos los rubros relevados finalizaron con caídas en las ventas. Las bajas más acentuadas ocurrieron en: artículos para el hogar y uso personal (-16,3%), joyerías y relojerías (-16%), artículos de informática, celulares, y electrónicos (-14,7%), calzados y marroquinería (-14,4%), librerías (-14,6%), servicios de estética, belleza y relajación (-14,3%), bazares (-13,1%), indumentaria y lencería (-12,5%) y flores y plantas (-12,3%).

Según una encuesta realizada por Focus Market para CAME entre más de 7.000 compradores, el 30% de los regalos fueron por montos de hasta $500. Y el ticket promedio fue de $800, un 19,4% más que al año pasado.

“El Día de la Madre 2018 no tuvo brillo este año, aunque los comercios ya estaban preparados para una fecha de baja venta. Sobre el sábado a la tarde más gente salió a las calles y en la medida que el tiempo acompañó, los negocios de barrio se vieron también más favorecidos”, explicaron desde CAME.

Solo el 12% de los locales relevados declararon incrementos en sus ventas frente al 2017. El rubro de indumentaria fue el que concentró más ventas y donde más promociones se hicieron. Con todo, la venta bajó un 12,5% respecto a 2017 (a precios constantes).

En restaurantes y gastronomía, si se mide el sábado a la noche y las reservas para este domingo, la baja estimada fue del 10% frente al año pasado. “Incidió que el fin de semana anterior fue feriado y muchas familias se reunieron en esas mini vacaciones dejando este ramo con menos demanda y más familias almorzando o cenando en sus casas”, aclararon desde la entidad.

“El Día de la Madre mostró buen nivel de ventas frente a un fin de semana común, pero comparado con el año pasado se observa una caída”, contó Miguel Ángel García Adise, del Centro Comercial de Santa Fe (CCSF) y presidente de la Asociación Amigos de la Calle San Martín (AACSM) de esa ciudad. Según el empresario, a nivel general se observa una reducción fuerte de las ventas y mucha preocupación en los comerciantes.

El relevamiento se realizó entre el jueves 18 y el sábado 20 de octubre y abarcó cerca de 1.000 comercios pequeños y medianos —en calles y avenidas comerciales— de la ciudad de Buenos Aires, Gran Buenos Aires y el interior del país, de los principales rubros que concentran la venta minorista de esa fecha.