La bomba la confirmó el propio presidente de la Nación, Mauricio Macri, en una entrevista en Radio La Red. Los clubes están dispuestos a ceder 4.000 entradas para los visitantes.

Si le faltaba algun condimiento para seguir calentando esta super final de Copa Libertadores, llegó el presidente y se encargó de echar mas leña al fuego. Los partidos contarán con parcialidad visitantes por expreso pedido del primer mandatario.

El primer indicio se dio esta mañana, cuando el presidente encendió las alertas con un tweet, en el que manifestó que deben volver los visitantes a espectáculo “para demostrar madurez”.

Y si bien en un principio se dudó, él mismo fue claro: “Ya hubo una reunión de trabajo, están arreglando con qué pautas, pero va a ser con público visitante, sí. Hablé con el Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, esto es algo excepcional y lo vamos a intentar”.

Macri lo ratificó. Y avisó que el sábado, Patricia Bullrich (ministra de Seguridad) y Martín Ocampo (también ministro de seguridad, pero de la Ciudad), darán una conferencia de prensa para comunicar cómo se va a organizar y cómo se va a trabajar para llevar a cabo una final con ambas hinchadas. “Ellos tiene la visión que hasta que no se organice bien se requiere una cantidad de policías que pueden faltar en otros sectores, pero este es un hecho excepcional que nunca más se va a repetir. Acordamos que sí, que vayan los visitantes. El sábado comunicarán cómo se organizará el espectáculo”, siguió el ex presidente de Boca en La Red.

Asimismo, Ocampo aseguró que habrá 4000 entradas para cada parcialidad visitante en ambos partidos. Por lo tanto, los hinchas de River tendrán el doble de entradas que tuvieron los simpatizantes de Palmeiras en el duelo de semifinales frente a Boca. Mientras que los “Xeneizes” tendrán disposición la misma cantidad de tickets que recibieron los fanáticos de Gremio cuando visitaron el Monumental. ¿Habrá paz?