Un año después de su partida, Jose Gustavo Sand volvió a Lanús para disputar su tercera etapa en el club. De esta manera cumplirá el sueño de retirarse del fútbol vistiendo la camiseta del club de sus amores.

Pasó un poco más de un año (380 días para ser exactos) desde el momento en el que el Pepe disputó su último encuentro oficial con la casaca Granate, fue el 11 de diciembre de 2017, en la derrota 0-3 frente a Chacarita por la Superliga.

En estos 12 meses de ausencia pasó de todo. Se peleó con Nicolas Russo, el vice presidente, Alejandro Rellan, lo insultó por Twitter, se fue a Colombia a meter una gran cantidad de goles y dejar un grato recuerdo, y ahora escribió una de las páginas más emocionantes de su historia: volvió a Lanús para retirarse definitivamente del fútbol.

El correntino de 38 años firmó un contrato por 18 meses y en Conferencia de prensa aseguró “Vuelvo para trabajar y para defender estos hermosos colores. Quiero dar todo por este club” y enseguida planteó su primer objetivo “Lo más inmediato es sacar a Lanús adelante y llevarlo lo más alto posible”.

Además, el ídolo contó que nunca perdió contacto con la gente de Lanús “Los hinchas me mostraron todo su cariño en las redes sociales. Ellos no se olvidaron de mi y yo no los olvide a ellos”.

Al ser consultado sobre la posibilidad de romper el record de Luis Arrieta (120 goles) y convertirse en el goleador histórico de la institución dejó en claro que primero está el equipo “Lo único que quiero es pelear cosas importantes con este hermoso club y llevarlo a lo más alto posible”, culminó.

Finalizado el breve contacto con los periodistas llego el momento más esperado, el reencuentro con los 7 mil hinchas que se acercaron a La Fortaleza para darle la bienvenida a uno de los ídolos máximos del club. Saludó muy emocionado al fervoroso público y hasta se animó a cantar canciones contra el clásico rival.

Una vez más, Jose tuvo una tarde soñada en Lanús. Como la infinidad de veces que convirtió goles importantes, o como cuando se dio el lujo de disputar una final de Copa Libertadores. Volvió el pepe, ese famoso jugador que, como cantan sus hinchas, “se fue de Banfield para ser Campeón”. Ese morocho de la mesopotamia que volvió para ponerle fin a su carrera como siempre quiso: con la Granate puesta.