Finalmente llegó lo que todos pensaban que tarde o temprano iba a suceder: Jorge Sampaoli, ya sin concenso por ningun lado, dejó de ser el DT del seleccionado a cambio de una indemnización de $2 millones de dólares.

Teniendo en cuenta como venía la mano, a la AFA le cerró por todos lados. Si el hombre de Casilda dejaba el cargo ni bien finalizó el Mundial, el contrato decía que debía cobrar un resarcimiento de U$S 8 millones, pero la idea de la entidad madre del futbol argentino era abonarle solo un millón.

Desde el entorno del ahora ex DT del seleccionado pretendían cobrar, como mínimo, 4 milllones. Por lo tanto, se inició una intensa negociación en la que ambas partes tuvieron que achicar diferencias para cerrar el trato por U$S 2 millones.

De esta manera, la conducción del futbol nacional vuelve a cerrar el ciclo de un técnico antes del fin de su contrato por segunda vez consecutiva (el anterior había sido Edgardo Bauza).

¿Quien llegará para ocupar el cargo que deja vacante Sampaoli? o mejor dicho, quien ocupe ese cargo ¿Terminará su mandato? El futuro lo dirá.