Pedro De la Vega vivió este domingo un día que jamás olvidará: a sus 17 años y nueve meses, el mediapunta debutó con la camiseta de Lanús. Fue todo rápido para él: hace unas semanas estaba tirando paredes con sus compañeros de Sexta, donde se destacó a tal punto de llamar la atención de Zubeldía, quien en su regreso a la institución del Sur del Gran Buenos Aires no titubeó en ponerlo entre el XI titular.

En su primer puñado de minutos en la Superliga mostró personalidad. Pero no para pegar una patada o pechear a un rival, sino que para pedir la pelota y mirar al arco rival sin temores. “Me voy feliz por el debut. Pasó todo rápido y no me imaginaba todo esto que me está pasando, pero también tengo algo de tristeza por el resultado”, resumió la última perla de la cantera del Granate, que todavía duerme en la pensión de Lanús, bajo una de las tribunas del Néstor Díaz Pérez.

El juvenil nació en Olavarría en diciembre del 2000. Atrevido con la pelota, tuvo una chance clara con un dribling de izquierda al centro que terminó con un derechazo al segundo palo: atajadón de Arias. “Fue linda jugada pero podría haber entrado”, bromeó De la Vega, que se destacó durante todas las inferiores del Granate. De hecho, el año pasado recibió una distinción especial por parte de la AFA por ser uno de los jugadores más destacados de las Juveniles.

Su primera incursión en el fútbol de elite argentino terminó con un sabor agridulce. Justo en la previa al gol de Racing -de aquí yace el polémica de no haber tirado la pelota afuera- se esguinzó el tobillo derecho, por lo que tendrá algunas semanas para recuperarse. ¿Cómo llegó a Lanús? Procedente de Ferro, club de su ciudad. Durante su período de Infantiles jugó para River: por alguna u otra razón, no pudo fichar por lo que comenzó a sumar minutos en la división Metro, una especial de liga paralela a la de AFA.

Los hinchas del Grana ya lo apadrinaron y le regalaron sus primeros aplausos en Arias y Guidi. Rápidamente, sus fotos con la camiseta de Lanús comenzaron a circular en las redes sociales: festejando un título con Lautaro Acosta, gritando los goles del Granate ante San Lorenzo en el Monumental ¡y hasta siendo parte del festejo de un gol histórico contra Banfield! ¿Cómo? Sí, tal como lees: en aquel enorme tanto de Miguel Almirón contra el Taladro -la picó para el 2 a 0-, el alcanzapelotas que se abraza con el paraguayo es De la Vega. Y un detalle más: si bien ya firmó contrato con Lanús, aún no tiene representante…