El conjunto que dirige Luis Zubeldía le ganó de forma clara y contundente a Patronato 3 a 1 y volvió al triunfo luego de !15 partidos¡. Los goles del Granate fueron convertidos por Emanuel Ribas (ex Patrón), Lucas Lemos (e/c) y Jose Luis Sinisterra, mientras que para el conjunto de Paraná marcó Mauricio Sperdutti.

El partido tuvo un claro dominador y ese equipo fue Lanús, que siempre tuvo la iniciativa, el manejo de la pelota y las mejores aproximaciones al arco rival.

El primer tanto llegó gracias a un centro preciso desde la izquierda de Nicolas Pasquini y el posterior cabezazo de Emanuel Ribas, quien ingresó por el segundo palo y dejó en claro que la ley del ex continua vigente en el fútbol argentino.

A partir de ese momento, Lanús encontró la calma que necesitaba y se liberó en el juego. Los pases precisos y las triangulaciones comenzaron a dar el presente en el Ciudad de Lanús, que si bien no finalizaban en situaciones claras de gol, mostraban que el conjunto local tenía las cosas bajo control.

Por su parte, Patronato intentaba jugar con pelotazos largos para sus delanteros, pero siempre encontraban a una defensa de Lanús bien parada.

La segunda parte comenzó de la mejor manera para el conjunto del sur, que estiró la ventaja gracias a un nuevo centro de Pasquini y el gol en contra de su propia valla de Lucas Lemos. El Granate se ponía 2 a 0 y parecía que se venía la goleada, pero los fantasmas de las 15 fechas sin victorias volverían a merodear La Fortaleza.

Minutos despues de la segunda conquista Granate, Mauricio Sperdutti conectó un centro desde la derecha con una media chilena y puso el 2 a 1 que le daba vida a la visita y preocupaba a todos los locales, que ya se imaginaban volviendo a sus hogares una vez más con el grito de victoria atragantado.

Pero Zubeldía tenía un as bajo la manga. A los 27 minutos del complemento mandó a la cancha al colombiano Jose Luis Sinisterra, una de las jóvenes promesas que tiene la cantera del Granate, y la jugada le salió a la perfección.

Seis minutos más tarde, el recien ingresado finalizó una linda jugada que iniciaron Acosta y Marcelino Moreno por la banda izquierda y puso el 3 a 1 definitivo para darle comienzo a la fiesta de los hinchas en La Fortaleza.

Con esta victoria, Lanús se sacó el peso de no poder ganar en la Superliga ante un rival directo por la permanencia, volvió a darle una alegría a su gente y dejó aún más complicado a Patronato, que necesita empezar a ganar imperiosamente si no quiere perder la categoría.

La próxima fecha se viene otro duelo clave por la permanencia ante Tigre y de visitante, lo que será una nueva prueba de fuego para el Granate. ¿Volverá a sonreir? Dentro de una semana veremos si lo de hoy fue el inicio de una recuperación o si simplemente fue un espejísmo dentro de este laberinto de derrotas.