El conjunto de Zubeldía continua con su racha ganadora en esta Superliga. En esta ocasión derrotó a Gimnasia y Esgrima de La Plata por 2 a 0 con los goles de Jose Sand y Leonel Di Plácido en La Fortaleza y quedó muy cerca de los puestos de clasificación a la Copa Sudamericana.

Hace 3 meses en Lanús todo era de color negro. El equipo no rendía, acumulaba derrotas inesperadas y el equipo no terminaba de encontrar ese engranaje que le permita mejorar el juego y volver a sonreír como en los viejos tiempos.

Pero desde que Luis Zubeldía se hizo cargo del Granate, el aire en Lanús comenzó a purificarse. De a poco, es cierto, pero el equipo comenzó a tomar confianza y el regreso del “pepe” terminó de confirmar la levantada del conjunto del sur.

Ayer por la noche se vio con claridad que el trabajo del Luis comenzó a dar sus frutos. El equipo dominó de punta a punta el encuentro y tuvo la contundencia en los momentos justos para llevarse el encuentro sin sobresaltos.

Primero el penal de Jose, que lo pateó con fuerza y lo gritó con el corazón. Después el remate de Moreno, el rebote del arquero y el sablazo de Di Plácido para poner el 2 a 0 que sentenció el juego.

En La Fortaleza se vio un Lanús práctico, bien parado y dispuesto a lastimar en los momentos que menos se lo espera el rival. Como en los viejos tiempos, cuando los equipos tenían miedo de venir al sur, este equipo de Zubeldía parece que volvió a poner las cosas en su lugar. Ganó Lanús señores, consiguió su cuarta alegría en fila. Se viene Boca en La Bombonera ¿Seguirá la racha?